1ª Trilha Luar do Sertão em Sátiro Dias (Texto: Dario Quiroz)

A las 8:00 de la mañana el Mural Móvil pasó por casa, lo estábamos esperando afuera del garage, con todo el equipaje listo. Cargamos las bicis y nos dirigimos a la casa de Sergio, el copiloto, que, como buen conocedor del área, sugirió ir por Sao Marcos para llegar a la BR. Lo que pasó fue que había mucho tráfico y tuvimos que ir por la Vía Regional, retrasando la llegada en el “Rei da Pamonha”, donde nos esperaban Carla y Mara. Hicimos lo de siempre, ir al baño, comprar algo para comer y sacar la foto antes de partir para Sátiro Dias!
Me quede dormido casi todo el viaje, pero me contaron que paramos en una gasolinera para abastecer, que la ruta estaba llena de policías y radares, y me despertè a tiempo de ver el Mural Móvil casi llevar una multa por adelantarse indebidamente. Resulta que se formó un embotellamiento pequeño en la vía y el piloto no tuvo mejor idea que adelantarse com doble línea amarilla en la ruta. Menos mal que el copiloto estaba atento y gritó: policía!!, en ese instante el piloto bueno de reflejos, volvió al carril. El policía que estaba parado a 10 metros de nosotros vio todo, e cuando pasamos por él nos miró, levantando los brazos y gesticulando como reprochando el comportamiento del motorista. Tuvimos suerte.
Llegamos a Inhambupe contentos porque ya teníamos hambre. La sorpresa fue la ruta, llena de pozos, que nos retrasó el viaje. Pero en fin llegamos a la “galinha caipira de Cida”. En seguida llegaron los anfitriones Joao y Fabiana. Disfrutamos de una rica comida! El mejor puré del mundo, con carne de sol y pollo.
Apareció un grupo de gente que vio las bicicletas arriba de los coches y entró para conversar, pensando que íbamos a Conceição do Coité. Eran de Sátiro Dias y los invitamos a unirse, pero no quisieron ya que iban al encuentro del domingo. También nos invitaron a ir pero nosotros teníamos nuestro compromiso.
Terminamos el almuerzo y fuimos directo a la Estancia, desviando de los árboles para que no tocaran las bicicletas que estaban en el techo del coche. El paisaje con un pasto verde, con vacas pastando. Daba ganas de parar y ya salir con la bicicleta.
Al llegar Joao y Fabi nos mostraron la casa, que es hermosa, grande, muy ventilada, con una terraza que tenía una hamaca esperándome, y en la cual me dormi una linda siestita. Creo que casi todos se tiraron un rato a descansar. No estoy muy seguro, pues estaba “ocupado” ;-).
A las 15:30 empezamos a organizarnos para salir. Llenar el Camelback de agua, engrasar las cadenas, poner líquido en las cubiertas. Y casi a las 16:30 salimos a encarar de una la primera subida. Para quien estaba super tranquilo, descansado, la barranca nos hizo despertarnos y nos dio una idea de lo que se nos venía.
Fuimos en busca de unos descensos para filmar com el drone, mientras todavía teníamos sol. Lo hicimos y fue mucha adrenalina. Single track increíbles, subidas que no terminaban nunca, en definitiva mucha “brocação”!!!.
Y llegó la noche, hicimos una filmación com las linternas, espectacular. La luna todavía estaba encubierta por las nubes, pero el cielo empezaba a despejar. No hay palabras que consiga describir lo que es pedalear solamente con la luz de una linterna, sin el sol, no poder ver más allá del alcançe de tu linterna y no saber lo que vas a encontrar y cómo controlar la bicicleta, es alucinante.
En algunos descensos el terreno tenía demasiadas piedras y exigía bastante a las cubiertas y los frenos.
Estábamos todos contentos, y pendientes unos de los outros, em una reagrupación, Serjão noto que el cierre de su camisa estaba roto, intentó cerrarla pero no hubo caso. Tuvo que pedalear con el pecho descubierto.
De repente estoy pedaleando tranquilo y siento a las mujeres adelante gritando, pensei que había aparecido algún fantasma, pero no, era una serpiente chiquita que alguien pisó con la rueda delantera de la bicicleta!!.
Nos dirigimos al pueblo, donde fuimos al bar ….. nos sentamos en unas mesas debajo de unos árboles, pedimos Coca Cola, cervezas, agua y dos bolsas de maní. Estábamos tranquilos cuando reparamos que del árbol caían orugas negras. Nos asustamos pero igual nos quedamos debajo..
La parada para beber y descansar un rato dio tiempo para outras cosas, como cargar la batería del celular y coser la camisa de Serjao que junto con la dueña del bar llegaron a la conclusion que 5+3 es igual a 8.
Estábamos conversando y comenzamos a sentir frío. Entonces decidimos partir y justo alguien descubrió la luna llena que ya estaba asomando.
Nos animamos y salimos con las bicicletas, quien salió por último tuvo la oportunidad de ver una pelea que había empezado en el bar.
Antes de empezar la segunda parte del trayecto que nos llevaría a la Estancia, paramos para sacar fotos com la luna. Subimos y bajamos varias barrancas, en una curva de un Single track Goretti venía cansada y se cayó para el lado de la cerca, quedando atrapada entre la misma y clipada a la bicicleta. Me mira y dice: “no puedo salir”. Tuve que volver para sacarla. No paso nada, solo un par de arañazos.
Seguimos con la luna acompañándonos, yo pensando en el asado que nos esperaba.
La vuelta fue tranquila, la última parte en bajada así que llegamos todos juntos, eufóricos y muy felices. Nos abrazamos y nos felicitamos por la proeza realizada!!
Entonces nos organizamos para tomar baño, asar la carne, beber, comer y contar muchas historias. El casero contó una de un perro que resucitó que nos hizo reír a todos!!
Serjão aprovechó y dio clases de cómo se juega al billar.
Yo aproveche y me hice tres nuevos amigos: Formiga, Manchinha y Treme-treme, los perros del casero.
Fuimos dormir muy tarde, Elson me despertó con dos palmadas a la puerta y cuando fui para la cocina, él ya había cargado las bicicletas en el Mural Móvil. Dario Quiroz.
VEJA O VÍDEO ABAIXO
CLIQUE NAS IMAGENS PARA AMPLIAR











































Um comentário:

João Ramos disse...

Show 🔝👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👍🏻😉